Saltar al contenido

Qué es la tampografía y para qué sirve

06/10/2021
Qué es la tampografía y para qué sirve

¿Qué es la tampografía?”. Esta es una pregunta que en Moloon recibimos a menudo cuando informamos a nuestros clientes de que personalizaremos sus artículos corporativos mediante tampografía.

En el sector del marketing promocional, de igual manera que en muchos otros sectores, existen algunos tecnicismos que hacen referencia a diferentes procesos y metodologías.

En este caso hablamos de las técnicas de marcaje, que se refieren a las diferentes maneras en qué se puede marcar un producto.

La técnica de marcaje empleada se decide en base al tipo de producto, al material y a sus dimensiones. Una de las más comunes es la serigrafía, utilizada frecuentemente para artículos grandes. En cuanto a productos de dimensiones reducidas se suele aplicar una técnica de marcaje distinta, que es la tampografía.

En este artículo te contaremos qué es la tampografía, en qué ocasiones es mejor utilizarla y para qué tipo de productos sirve.

¿Qué es la tampografía?

La tampografía es una técnica de marcaje que consiste en la aplicación de tinta mediante un tampón de silicona. Dicho tampón está conformado por una placa metálica (que también puede ser de plástico) que está revestida por una emulsión fotosensible en la que se graba la imagen, mediante un proceso químico, del diseño que se quiere estampar.

Este proceso da lugar a la formación de un huecograbado que se llena de tinta cuando el tampón la recoge del tintero. En este momento, el mismo tampón se desplaza y hace contacto con el producto a marcar, impregnándolo así de la tinta y dando lugar al marcaje.

En palabras más llanas, el sistema de marcaje mediante tampografía es muy parecido a cuando utilizamos un sello común. El sello tiene la forma de lo que se quiere plasmar, y lo único que hace falta es humedecerlo con tinta y, posteriormente, impregnarlo sobre el papel.

La tampografía se realiza mediante máquinas especializadas. A continuación, te dejamos un breve vídeo sobre qué es la tampografía y cómo funciona:

¿Para qué sirve la tampografía?

La tampografía sirve para marcar productos, generalmente, de pequeñas dimensiones (como bolígrafos, llaveros o mecheros). Esto se debe a que la serigrafía no suele ser la mejor opción para estos artículos, pues es una técnica de marcaje mucho más adecuada para artículos medianos y grandes.

Además, la tampografía proporciona unos acabados de alta calidad y con muy buena definición. Otro hecho a destacar es que la flexibilidad de los moldes permite adaptarse a superficies irregulares sin afectar negativamente al resultado.

Tampografía bolígrafos

Ventajas de la tampografía

Ahora que ya sabes qué es la tampografía, vamos a contarte las principales ventajas de esta técnica de marcaje:

  • Versatilidad. Se trata de una técnica muy versátil y compatible con detalles bastante pequeños, es decir, proporciona unos resultados calidad-precio excelentes.
  • Precio. Se trata de un método de impresión muy asequible, hecho que se acentúa si se opta por él para pedidos grandes. Esto se debe a que el molde sólo de debe realizar una vez para cada diseño, lo que permite dividir su coste entre el total de unidades marcadas.
  • Flexibilidad. Tal y como hemos comentado anteriormente, los tampones gozan de una gran flexibilidad. Este hecho permite marcar productos con superficies irregulares con una calidad notable.
  • Rapidez. Debido a su automatización, se puede marcar una gran cantidad de artículos en un corto lapso de tiempo.
  • Variedad cromática. Pese a que cada molde solo puede estampar en un color, la tampografía permite completar estampados de diferentes colores. Esto se puede hacer estampando por capas de color con diferentes tampones, llegando así al resultado final multicolor.
Tampografía en llaveros

Limitaciones de la tampografía

A pesar de ser una de las técnicas de marcaje más utilizadas, la tampografía también tiene limitaciones…

  • Poco recomendable para algunos materiales. Para materiales como la madera o el metal es preferibles optar por otras técnicas, como el marcado láser. La tampografía es compatible con estos materiales, pero sus resultados podrán ser insatisfactorios.
  • Resistencia con límites. Si bien es cierto que su nivel de acabado es excelente, también lo es que se debe cuidar el producto y no rascar/lavar demasiado. Esto se debe a que un contacto constante o un lavado muy frecuente terminará por desgastar el marcaje.

Ahora ya sabes qué es la tampografía. ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Conocías el funcionamiento de esta técnica de marcaje? ¿Te ha quedado alguna duda al respecto? Puedes dejar tu comentario al final del post y, si lo necesitas, puedes contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *